.

Apretar o rechinar los dientes, de día o de noche, de forma consciente por momentos o absolutamente inconsciente… es posible que te sientas identificado con alguna de estas prácticas que tienen un mismo denominador común: el bruxismo.

Este hábito involuntario consiste en apretar o rechinar los dientes, desencadenado en gran medida por el estrés, pero también por factores genéticos y relaciones con el estilo de vida. Generalmente, sucede cuando dormimos, de ahí que muchos pacientes no sean conscientes de que lo sufren. Sin embargo, sus consecuencias para la salud oral no se hacen esperar. Por eso, desde Clínica de Estética Dental Dr. Plaza, donde tratamos casos complejos de bruxismo en A Coruña, queremos contarte todo lo que necesitas saber sobre esta patología y su tratamiento. ¡Muy atento!

Desenmascarando el bruxismo: ¿cuáles son sus causas?

No entiende de edades ni de sexo: el bruxismo afecta a toda la población, si bien es más frecuente en el sector de población activa, ya que se asocia habitualmente al estrés y a un elevado ritmo de vida. No obstante, otros factores, como la maloclusión, también puede provocar rechinamiento de dientes, así como una herencia genética compartida (¿hay más miembros de tu familia que también rechinan los dientes?) o, incluso, otros problemas a la hora de irse a dormir (en un alto porcentaje de casos, el bruxismo presenta comorbilidad con el sonambulismo y la apnea del sueño).

Sea como fuere, una cosa está clara: si durante el día sientes molestias en la articulación ATM, dolor de cabeza constante o adviertes tensión mandibular o chasquidos al abrir o cerrar la boca, es hora de pedir cita con tu dentista en A Coruña. Y es que es muy probable que sea el bruxismo lo que se encuentra tras estos síntomas, que acompañan al más importante de todos: el desgaste dental.

La buena noticia es la efectividad del tratamiento: en Clínica de Estética Dental Dr. Plaza, podemos ayudarte mediante el uso de una férula de descarga, elaborada a la medida de tu dentición. De esta forma, no solo evitarás el movimiento involuntario que ocasiona el bruxismo, sino que también mitiga, de manera inmediata, los dolores derivados de esta práctica.

 

Antes de seguir resignándote y poniendo en peligro tu sonrisa, ponte en contacto con nosotros. ¡Te ayudaremos!