.

Los complejos son uno de los mayores enemigos de cualquier sonrisa, ya que, con el tiempo, pueden llegar a minar tu autoestima. Uno de los tratamientos que más pueden ayudarte a combatir esta situación es el uso de carillas, ya que, debido a la calidad extraordinaria del material, no notarás ninguna diferencia respecto a tus dientes originales. No solo recuperarás las ganas de sonreír, sino que lo harás con una dentición completamente sana y libre de defectos.

En Clínica de Estética Dental Dr. Plaza, somos expertos en el uso de carillas dentales en A Coruña, por lo que tenemos grandes noticias para ti: cualquier pequeña imperfección de tus piezas puede corregirse mediante este tratamiento de Estética Dental, de una forma cómoda, indolora y muy poco invasiva. Son muchos los problemas que podemos solucionar con las carillas, por lo que, seguramente, encontrarás el tuyo en la siguiente lista. ¡Atento/a!

Problemas estéticos y superficiales con fácil solución mediante carillas dentales

Es habitual pensar que las carillas solo se emplean cuando la pieza dental presenta un aspecto desgastado, pero también existen otras situaciones en las que podemos optar por este tratamiento:

Diastemas y pequeñas espacios interdentales

Por norma general, los diastemas surgen por un problema de apiñamiento o de oclusión, por lo que suelen tratarse mediante ortodoncia. No obstante, cuando el espacio es mínimo y no afecta a la funcionalidad de la dentición, puede optarse por el uso de carillas para cubrirlo y unir visualmente las piezas dentales. Como cada caso es totalmente diferente, te recomendamos consultarlo con nuestros expertos odontólogos para una valoración personalizada.

Fracturas superficiales del esmalte dental

Si recientemente has sufrido un traumatismo dental, las carillas pueden ser la solución a tu problema. En el caso de que la afección no sea grave y la pulpa no haya sufrido ningún daño, el perjuicio es meramente estético. Es decir, si el esmalte se fractura levemente o si, incluso, el diente se llega a fragmentar mínimamente por su parte inferior, es posible restaurar la pieza fracturada mediante una carilla. No obstante, al igual que en la situación anterior, todo depende de tu sonrisa.

Color irregular de una o varias piezas dentales

Muchos de nuestros pacientes optan por el blanqueamiento dental para recuperar la tonalidad de su dentición, dados sus grandes resultados de una forma cómoda e indolora. Sin embargo, cuando el oscurecimiento del esmalte solo afecta a una o varias piezas, las carillas pueden ser una opción igual de válida. Especialmente debido a un traumatismo, es habitual que una persona presente un diente más oscuro o de color amarillento, siendo estos casos los idóneos para colocar una carilla.

Forma y tamaño irregulares

En ocasiones, la forma o el tamaño de uno de nuestros dientes puede llegar a crearnos un complejo, impidiéndonos sonreír con plena naturalidad. En estos casos, se puede corregir fácilmente mediante el pulido de la pieza (en caso de que fuese necesario) más el empleo de una carilla dental para conseguir el resultado deseado.

Desgaste dental

Tal y como adelantábamos, es una de las situaciones en las que más se suele optar por el uso de carillas, ya que permite recuperar el aspecto saludable del diente de una forma rápida y totalmente mimética, solucionando problemas como la longitud reducida de las piezas o la irregularidad de la base del diente.

 

Si padeces alguno de estos problemas estéticos, no lo dudes y contacta con nuestro equipo. Con tu 1ª visita GRATUITA y tu estudio clínica personalizado, te ayudaremos a salir de dudas y a encontrar la solución que mejor se ajusta a tu sonrisa.